Colocación de catéteres
y fístulas – injertos para
hemodiálisis

¿QUÉ ES?

Para la colocación de catéteres, fístulas e injertos, se requiere de un acceso vascular, este debe ser ideal para reunir al menos tres requisitos: permitir el abordaje seguro y continuado del sistema vascular, proporcionar flujos suficientes para aportar la dosis de HD (hemodiálisis) adecuada y carecer de complicaciones.

Catéteres

La implantación de un catéter venoso central ha de considerarse cuando no ha sido posible realizar una FAVI (Fístula arterio-venosa interna) autóloga o protésica o cuando sea necesario iniciar TRS (tratamientos renales sustitutivos) sin disponer de otro acceso

Fístulas

Consiste en la anastomosis subcutánea de una arteria a una vena adyacente. Es el acceso vascular más seguro y de mayor duración. Así pues, debe considerarse la primera opción por tener la morbilidad y la tasa de complicaciones más bajas.

Injertos

Cuando no se puede conseguir una FAVI (Fístula arterio-venosa interna) adecuada, se realiza la conexión arteriovenosa mediante un implante de un injerto tubular de material sintético. Los injertos tienen como ventajas la mayor superficie, canalización más fácil y corto tiempo de maduración.

Todo tratamiento requiere de una valoración.
Acude a consulta con la especialista en angiología para un tratamiento adecuado.